martes, 27 de diciembre de 2011

¿Qué supone ser comunista?

tomado de Euskal Herria sozialista (http://www.euskalherriasozialista.blogspot.com/)


Ser comunista


Un comunista no puede ser entendido en una forma abstracta, un súper héroe que al llegar a las filas del partido se encuentra desentendido de la realidad en la que se presenta.
Ser partidario del comunismo significa convertirse en un revolucionario integro, en una persona nueva que guiada por la ideología del proletariado aspira destruir el capitalismo y construir una sociedad donde no exista la explotación; es un ser humano que lucha por hacer realidad el reino de la satisfacción máxima de las necesidades materiales y culturales de los pueblos.
Es una mujer y un hombre sencillo y honesto, que sabe escuchar y resolver las necesidades de las masas, que combate con valor al imperialismo y sus lacayos, que antepone los intereses colectivos ante los individuales.
El militante comunista comprende a la ideología del proletariado como una ciencia y por ello tiene una amplia convicción revolucionaria, conoce e interpreta el marxismo leninismo para entender la realidad y trasformarla; a la vez, tiene un extenso conocimiento cultural y por ello recoge lo más alto del pensamiento humano y lo desarrolla a las nuevas condiciones.
El comunista recoge las características de la clase obrera, es un individuo disciplinado, solidario y organizado que no le tiene miedo a la muerte, pero comprende que para conseguir su liberación y la de los pueblos tienen que cuidar su vida para ponerla al servicio de la revolución y el socialismo.
Es un combatiente de primera fila contra las actitudes burguesas y pequeñas burguesas, contra el oportunismo y el individualismo; es un consecuente defensor de los postulados revolucionarios y se fortalece como el acero en medio del calor de la lucha de clases.
Es un líder que se vincula y aprende de la acción creadora de las masas, que sabe explicar las cosas más complejas de una forma sencilla y clara, utiliza la palabra como una herramienta de educación y agitación política. Comprende la importancia de la propaganda partidaria, no lo deja que se embodegue; vocea y difunde la prensa del Partido, es el corresponsal de las acciones que desarrolla su sitio de militancia y paga puntualmente las cuotas. Los comunistas vinculan la teoría y la práctica de una forma creativa, pelean contra el dogmatismo, el personalismo, el liberalismo y el burocratismo, su acción se basa en la consigna de: tarea trazada, tarea cumplida y evaluada.
Se preocupa por conseguir finazas para la organización, busca a los cotizantes, amigos y simpatizantes que puedan dar recursos para el avance del proceso revolucionario. Comprende que las masas serán las que realizaran la revolución y ellas mismas financiarán el derrocamiento del capitalismo, por lo que es el principal comandante en el impulso de las campañas financieras.
Es aquella persona que recluta audazmente a nuevos comunistas, que se preocupa en la construcción del Partido y en la elaboración de la política revolucionaria; comprende que la conquista del poder no es tarea sencilla, que existirán avances y victorias, pero también retrocesos y derrotas.
El comunista utiliza las distintas formas de lucha, tanto las legales como las ilegales, comprende que el levantamiento de todo el pueblo en armas conseguirá la trasformación social y nacional, por lo que se prepara para ello.
Es por eso que “los comunistas- según Stalin- somos de un temple especial. Estamos hechos de una trama especial. Nosotros formamos el ejército del gran estratega proletario, el ejército del camarada Lenin. No hay nada más alto que pertenecer a este ejército. No hay nada más alto que el título de miembro del Partido.”