viernes, 16 de diciembre de 2011

Aniversario del filósofo revolucionario Friedrich Engels

      Aunque hayan pasado varias semanas del aniversario de su natalicio, no vemos inconveniente en dejaros este artículo de Mikel Koba sobre Friedrich Engels (1820-1895), fundador junto a su amigo Karl Marx del socialismo ciéntifico, dirigente de la Primera y de la Segunda Internacional y autor de obras como El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884).



tomado de Euskal Herria sozialista (http://www.euskalherriasozialista.blogspot.com/)


Federico Engels por Mikel Koba

Mikel Koba (*).- Las y los revolucionarios  del mundo, conmemoramos  este 28 de noviembre  los 190 años del nacimiento  de este sabio y consecuente  activista alemán, en  1820. Inseparable de su amigo y compañero, Carlos Marx, claro está, fundadores ambos del socialismo científico.
Hijo de un rico empresario  textilero alemán, él mismo fue  director de la fábrica que había  creado su padre. Cualquier  ultraizquierdista vulgar diría: un  falso comunista, en realidad era  un explotador.
Pues no, Engels conoció el  proceso que ha hecho de hijos  de la gran burguesía, la oligarquía  y la feudalidad, verdaderos  proletarios entregados durante  toda su vida por completo a la  sagrada causa de la emancipación  proletaria y la revolución  socialista. Es el caso de nuestros  inolvidables Gustavo Machado y Eduardo Gallegos Mancera.
También de Carlos Marx, de Fidel Castro, del Che Guevara,  del príncipe laosiano fundador  del Partido Comunista o el aristócrata  español Hidalgo de  Cisneros que renunció a su clase  para ingresar en el Partido  Comunista y dirigir la aviación  republicana en la guerra civil.  En cambio, pequeño-burgueses de retórica ultraizquierdista  jamás se proletarizaron y terminaron  traicionando a la clase obrera.
Pompeyo Márquez y Teodoro Petkoff, los mejores ejemplos.  Volviendo a Engels, en su  persona se reúnen varias circunstancias  excepcionales: brillantísimo  científico revolucionario,  organizador proletario  incansable y fiel compañero de  Carlos Marx, sin cuya ayuda económica  éste y toda su familia  hubiesen irremisiblemente  muerto de hambre mientras producía  la más destacada obra intelectual  de la Historia.
Este hecho nos debe enseñar  algo: los comunistas debemos  construir mediante actividades  económicas las fuentes de  ingreso que permitan  financiarnos correctamente y resolver distintos problemas.  La Unión Soviética nos  maleducó en esperar una generosa  ayuda que jamás volverá.
La burguesía difunde la calumnia  de que Engels está disociado  de Marx y que es el responsable  de las «desviaciones  totalitarias» ejecutadas presuntamente  por los marxistas. Habría  supuestamente una diferencia  entre el Engels «estalinista»  y el Marx democrático. Nada  más lejos de la realidad.
Los libros de Engels y los de  Marx se entrelazan y funden en  una unidad intelectual férrea.  Un ejemplo: Marx reconoció lo  que debía a los trabajos científicos  de Engels para la redacción  en 1848 del Manifiesto del Partido  Comunista.
Los descubrimientos inmortales  del materialismo histórico  y del materialismo dialéctico  son la paternidad compartida  de ambos jefes proletarios.  Sí es cierto que Engels profundizó  en algunos campos intelectuales  y filosóficos, mientras  que Marx lo hizo en otros,  especialmente económicos.
Hubo una división de tareas  en los padres fundadores de  nuestro pensamiento.  Engels se adentró en los caminos  de la antropología, las  estructuras tribales y sociales, el  origen de la especie humana  mientras que Marx se centraba  en desentrañar las leyes económicas  de la sociedad.
De Federico Engels, diría  años después V.I. Lenin: «notable  científico y maestro del proletariado  contemporáneo».
Su ejemplo revolucionario y  sus aportes conceptuales siguen  vigentes y guiando las nuevas  luchas por el Socialismo.
(*) Analista Político