sábado, 3 de marzo de 2012

36 años desde la masacre de Gasteiz

Ante el 36º aniversario de la masacre de Gasteiz

      Tal día como hoy hace 36 años, un conflicto laboral llevado adelante en base a los propios mecanismos obreros, asamblearios, independientes del sistema, y consecuentes; era reprimido con toda crudeza por los grises. Claro. No podían permitir que el ejemplo de coraje y resistencia proletaria que llevaba más de dos meses ofreciendo la clase obrera gasteiztarra se extendiera a otras fábricas, a otros polígonos, ciudades, regiones, al resto del Estado.

      En ese día, la determinación obrera tomó forma de multitudinaria asamblea, con la firme intención de resistir, y vaya si se lo hicieron pagar caro:

      los vecinos y obreros gasteiztarras Francisco Aznar Clemente, de 18 años de edad, Pedro María Martínez Ocio, de 37, Romualdo Barroso Chaparro, de 19, José Luis Castillo García, de 32 y Bienvenido Perea, de 29, se convierten ese día sin quererlo en los nombres que hacen visibles los métodos empleados por las ordas de los grises para intentar acabar con el ejemplo de resistencia proletaria.

      Son, sin quererlo también, exponentes de toda esa gente que en vez de por los derechos personales luchan por los de su clase: la clase obrera, porque entienden que garantizar los derechos colectivos es la mejor forma de asegurar también los individuales.

      Su clase se siente muy orgullosa de ellos, y durante estos 36 años no ha dejado de recordarles a través de multitud de manifestaciones, barricadas, acciones de sabotaje, pintadas, debates, proyecciones, artículos, llamadas telefónicas a programas tanto radiofónicos como televisivos reivindicando su memoria, etc...

      Y lo hace porque los siente y reconoce como propios y entiende que el camino que siguieron ellos es el que ha dado frutos y les ha permitido obtener conquistas, ya sean pequeñas o grandes, pero conquistas. Lo hace porque sabe que si no es ella la que promueve su recuerdo, no lo van a hacer desde luego los grandes medios de desinformación del sistema, ya que estos sólo están reservados para quienes más méritos hayan hecho reprimiendo o haciendo invisibles las protestas populares, además de promover el olvido de los responsables de las mismas.

      Por eso, en este 36º aniversario nos queremos sumar nosotros, con todo orgullo, a la reivindicación de la memoria de estos mártires caídos en pro de los derechos proletarios, y que la historia pondrá con nombres mayúsculas el día de la victoria.

      Creemos que es día para gritar con toda fuerza y decisión, tal y como se hizo hasta muchos años después de esas muertes en cada manifestación obrera del Estado español,

      ¡Vitoria, hermanos, nosotros no olvidamos!

gar kolektiboa