viernes, 7 de diciembre de 2012

''Selección de textos sobre el revisionismo de Mao'' (cuarta parte)

Comprender las divergencias chino-albanesas
Selección de textos sobre el revisionismo de Mao

Primera parte - Segunda parte - Tercera parte

(Cuarta parte)

En Albania, vivíamos en los años 1930 como en Europa en el siglo XV. En el país más atrasado de Europa, todavía a medias feudal, la esperanza de vida era de 38 años en 1938. En 1938, fecha del nivel más alto de la economía albanesa de período anterior a la guerra, no existía para decirlo así industria, poniendo de lado poca artesanía y algunos aspectos explotados por concesiones del imperialismo italiano. En Albania, existían sólo algunos caminos raros y en absoluto de ferrocarriles. A menudo moríamos de la tuberculosis, y de la malaria. La agricultura atrasada, donde el arado de madera estaba de uso, era muy lejos de permitir al país subvenirse en pan, en cuanto a otras culturas alimenticias y en cuanto a las culturas industriales, eran casi inexistentes.

Antes de comparar esta situación a la de China anterior la liberación, debemos observar que es extremadamente difícil de encontrar datos socioeconómicos cifradas sobre China de Mao. No existe por otra parte en nuestro conocimiento ningún documento editado por las Ediciones en lenguas extranjeras de Pekín que abastece este tipo de datos.

A defecto, la inmensa mayoría de los datos socioeconómicos que citamos para China provienen pues de periodistas o hasta de "marxistas" occidentales. [Debemos observar que si tienen una apreciación favorable de Mao y de su obra "socialista" como Edgar Snow o Charles Bettelheim - casi todos ellos en la materia-, no tienen en cambio ninguna simpatía hacia Stalin y Enver Hoxha, ni para su socialismo. En respuesta a lo que dijimos antes, no nos asombraremos de ver una pluma tan enfermizamente antistalinista como Edgar Snow, representante del lobby americano favorable para Mao, escribiendo un ladrillo de más de 500 páginas (China en marcha, Existencias, 1973.) citamos:"podemos ver las diferentes facetas del "socialismo" específico chino y denunciar al mismo tiempo a Enver Hoxha que exprimió los temores y los odios de su pequeño nacionalismo frente a Krushchev (p. 528)".

Evidentemente no podemos hablar de indulgencia para China, como país del "tercer mundo" que desea desarrollarse, esto no es justo. Albania no fue más desarrollada que China en su liberación, la burguesía no se lo mostraba menos rencorosa respecto a él. ¡Esta indulgencia de la burguesía, es pues una indulgencia con respecto al revisionismo! Al concernir a la minúscula Albania socialista, no había allí ninguna indulgencia.

La burguesía cedía a la calumnia, pero le prefería todavía más, cuando esto era posible, la conspiración del silencio. Las críticas que la burguesía y sus aliados revisionistas envían al Partido de Enver Hoxha [no tienen que envidiarles nada a las del URSS de Stalin] Al contrario de China, Albania socialista que no tenía que esconder nada y que altamente clamó que fue comprometida en la edificación de las bases de la sociedad socialista [y quien lo probó por la vitalidad de su orden socioeconómica de la viviente de Enver Hoxha], Editó varias obras que contenían estadísticas detalladas, entre otras cosasUn resumen de la República Popular de Albania (Tirana, 1978)[1] y 40 años de Albania socialista (Tirana, 1984)[2]. 

Damos aquí un cuadro comparativo que compila indicios económicos que conciernen al desarrollo de la industria y de la agricultura de China y de Albania.


De buenas a primeras, la situación económica de Albania no parecía más (si no todavía menos) favorable que la de China. A partir de estos datos económicos y sumarios, por cierto, pero que habríamos querido mucho más precisas, particularmente en el dominio de la agricultura, he aquí la comparación de los resultados concretos obtenidos en el desarrollo de la economía:

 
*con relación a 1952; **con relación a 1946.

[Para más precisión en nuestra comparación, habríamos debido disponer de Cifras de 1973 para China, porque desde 1973, la nueva orientación económica de apertura a los capitales extranjeros dopó muy ciertamente el crecimiento económico.]

Mientras que bajo Mao, la economía china avanzaba, como lo había dicho tan justamente Enver Hoxha, como por inercia, los comunistas albaneses, ellos, sólo habían seguido la vía de Lenin y Stalin, y no la vía titista de Mao Tsétoung qué pretendía integrar la burguesía nacional en el socialismo.

Estos datos también nos permiten juzgar de la pertinencia de Enver Hoxha que critica la tesis de Mao [En: SOBRE LAS DIEZ GRANDES RELACIONES] que pretendía reducir la parte de las inversiones destinadas al desarrollo de la industria pesada en provecho de la industria ligera para el supuesto propósito de acelerar el desarrollo económico, pero en hecho para desarrollar el mercado nacional en provecho de los provechos inmediatos de la burguesía "capitalista de Estado", que hacía falta bien en "acercar al PCCh" a pues satisfacer los apetitos.

De estos datos, tienen puede uno, legítimamente concluir que, la vía de conciliación de clase seguida por Mao frenó el desarrollo económico de China, además de que orientó la economía china sobre los carriles del capitalismo, permitió el fortalecimiento y el triunfo de la influencia de la "burguesía patriótica" en el seno del PCCh. El "capitalismo de Estado", con participación de los capitalistas a los provechos, es antileninista y no era de ninguna manera una etapa intermediaria necesaria para marchar al socialismo a las condiciones de un país atrasado y semifeudal, sino una etapa de diferenciación económica, una etapa de formación del mercado nacional capitalista chino, un período cuando la burguesía en la cabeza de las empresas de Estado no tuvo ningún dolor de corromper a los funcionarios chinos y de gangrenar completamente la máquina de Estado para hacerlo el instrumento de un nomenklatura "capitalista de Estado".