domingo, 10 de junio de 2012

POSPOLO KUTXA (2. zenbakia), gar kolektiboaren argitalpena

      Aunque aún no os hemos podido ofrecer el número 1 de pospolo kutxa (marzo-abril), aunque sí todo su contenido escrito en el blog; empezaremos a publicar las secciones del número 2 de pospolo kutxa (mayo-junio), con la esperanza de poder ofreceros las versiones maquetadas de los dos antes de que termine el mes.

Índice

      -Editorial: Marxismo, más necesario y actual que nunca
      -Formación: El centralismo democrático
      -Recomendación literaria: ''Otra mirada sobre Stalin'' (L. Martens)
      -Internacionalismo: India: casi medio siglo de guerra popular
      -Memoria-histórica: Benta-Handi erdian, Xabier anaia, hil zuten
      -Zaria vostoka: El último ajedrez de Beria (segunda parte)
      -Bizargorriren txokoa: Karlismoaren banderapean: XIX. mendeko napar herri borroka
      -Atzoko iraultzaileen hitzak: Stalin, sobre el desviacionismo de derecha
      -Sarraskiari eusten: Mari Jose Baños Andujar
      -Biografías cortas: Santi Brouard
      -Realidad pincelada: Lluvia dorada: ensuciando Grecia
      -Kontaktua


Editorial

Marxismo, más necesario y actual que nunca

      Corren tiempos de crisis aguda. Se hacen notar de manera más patente que en otras ocasiones las consecuencias a las que nos conduce este sistema caduco y acabado que se llama capitalismo:
      precarización (aún mayor) del empleo, recortes en los derechos legales y sociales, reforma del código penal introduciendo en él elementos tan notorios como el de atentado contra la autoridad por ejercer la resistencia pasiva, copago sanitario, recortes en las pensiones, mayor capacidad a las instituciones autonómicas para ejercer la privatización... y un sinfín de síntomas que nos muestran la agonía a la que se ve abocado este podrido sistema.
      Y precisamente ahora es cuando no pueden permitir que reflorezcan las ideas que lo cuestionan. Las que les hacen frente. Las que nos dicen que no sólo es que haya otra alternativa, sino que se ha demostrado que es mejor.
      Es en este marco donde entra el interés por parte del Estado por hacernos ver que ideas o ideologías tales como el marxismo son cosa de otra época, del pasado.
      Pero lamentablemente para ellos, la realidad no nos la pueden ocultar, y ante los aguafiestas de turno, que por cierto nunca faltan, nosotros decimos que de eso nada, que el marxismo goza de una actualidad, mal que les pese, actualidad que por otra parte va a ser la perdición del sistema que pretende hacerlo pasar por anacrónico y periclitado.
      Vayamos con unos pocos datos a comprobar esto que decimos:
      ¿Por qué si el marxismo está acabado, como ellos dicen, se ha vuelto a insertar en el programa de estudios de más de 35 universidades alemanas?
      ¿Por qué si este pensamiento está fuera de lugar y tiempo el 17 de julio de 2005 el programa de la BBC In our time organizó una votación entre los espectadores para elegir al mayor filósofo de la historia y Marx quedó el primero con el 27,93% de los votos?
      ¿Por qué jóvenes compraban gran cantidad de libros de Marx y Engels en mercados y librerías alternativos en tiempos de expansión del 15-M?
      ¿Por qué organizaciones que pretenden ser vanguardia se apoyan en escritos bien de los autores directos del marxismo, bien de sus continuadores?
      ¿Porqué la editorial popular Templando El Acero no deja de recibir pedidos sobre el marxismo-leninismo, como libros de Stalin o Hoxha?
      Todos estos datos dejan bien a las claras un panorama que no van a podernos ocultar desde el poder, por más que se empeñen:
      el marxismo no se ha quedado anacrónico, sino que su vigencia es indiscutible en tanto que pone en solfa el sistema actual y nos muestra el camino para una sociedad mejor, con justicia social. Una sociedad que ve la política no como herramienta para hacer dinero, sino como medio para contribuir en una mejora general de las condiciones de vida: la sociedad socialista, en vías al comunismo.
      Y por eso es precisamente por lo que temen el acercamiento de las masas al marxismo: ¡porque se les acabaría el chollo!