jueves, 17 de mayo de 2012

Isabel Aparicio Sánchez (pospolo kutxa)

tomado de pospolo kutxa, 1. zenbakia (marzo-abril 2012 martxoa-apirila)


Sarraskiari eusten

Isabel Aparicio Sánchez

      En este primer número de Sarraskia eusten os queremos acercar un caso que nos ha parecido especialmente grave por dos razones: la gravedad médica objetiva del mismo, y la dejadez que las autoridades políticas y penitenciarias muestran hacia la persona de la que ahora os vamos a hablar, si bien esto último no es algo que apliquen sólo a ella, sino que lo hacen con la totalidad de l@s pres@s polític@s.
      Se llama Isabel Aparicio Sánchez. Es militante del PCE(r) y en el momento de su detención, en junio de 2007, llevaba más de 20 años de militancia en la clandestinidad.
      Los siguientes datos creemos que son bastante esclarecedores:
      Padece una sinusitis crónica muy grave, con ataques de asfixia constantes. No atendida en condiciones en más de 3 años. Artrosis deformativa de pies, manos y rodillas; y una bastante avanzada en toda la columna vertebral.
      Como consecuencia de la extirpación de los ovarios en junio de 2008, con 54 años, y de la consiguiente ausencia de hormonas, le apareció la osteoporosis, ya confirmada en las rodillas. Ni siquiera le dieron un tratamiento preventivo.
      Padece cataratas en el ojo derecho en estado muy avanzado, lo que ya casi le impide ver por él.
      A lo que añadimos un brevísimo extracto de una carta publicada el 15 de octubre de 2010 en la que nos dice:
      ...y lo más grave, las vértebras lumbares, una desplazada, otra con hernia de disco y otra con un estrechamiento del canal medular que comprime las haces nerviosas. En la calle en 2007, andaba todo lo que haría falta sin problemas. Ahora mi movilidad se reduce a 300 metros, distancia a la que los dolores “suben mucho de tono”, las piernas se me quedan sin fuerza y mis pulmones no consiguen respirar el aire suficiente para evitar el mareo...
      De la catarata del ojo derecho fue operada el 27 de septiembre de 2011, pero de la espalda así como de la catarata del otro ojo ni oír hablar. Nada. Excusas tales como pérdida de papeles, anulación o pérdida de reservas, olvidos ¿casuales? gracias a los cuales sus trámites así como sus operaciones se retrasan cada vez más...
      Y todo esto adquiere su máxima cuota de gravedad al tener en cuenta que el tiempo que corre es en perjuicio de la presa política, llegando a estar muy presente la posibilidad de acabar en una silla de ruedas, si no es operada en la mayor brevedad.
      Desde aquí hacemos un llamamiento a la solidaridad activa con Isabel, haciendo notar a las autoridades políticas y carcelarias la gravedad y urgencia de su situación. Que su caso ni el de ningún pres@ polític@ caiga ni en el olvido ni en el estancamiento.

Isabel Aparicio Sánchez
Prisión de Brieva-Ávila;
a.c. 206, 0519, Ávila