lunes, 7 de mayo de 2012

Bill Bland sobre el revisionismo coreano (cuarta parte)

LAS FACETAS REVISIONISTAS DEL KIMILSUNGISMO

Las facetas revisionistas del kimilsungismo se refieren al período de transición a la revolución socialista, y a la revolución socialista en sí.

La cuestión de la dictadura del proletariado

De acuerdo con el marxismo-leninismo, el socialismo puede ser construido sólo a través del establecimiento de la dictadura del proletariado.

“Entre la sociedad capitalista y comunista se encuentra el periodo de transformación revolucionario de la una a la otra. Para que corresponda un periodo de transición política, en el que el Estado no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado”. (‘Programa de la Internacional Comunista’, en: Jane Degras (Ed.): ‘La Internacional Comunista: 1919-1943; Documentos’, volumen 2; Londres; 1971; p. 490).

“La revolución será incapaz de aplastar la resistencia de la burguesía, de mantener su victoria y de impulsarla a la victoria final del socialismo a menos que, en cierta etapa de su desarrollo, se cree un órgano especial en la forma de la dictadura del proletariado como su pilar principal”. (Iosif V. Stalin ‘Fundamentos del leninismo’, en: ‘Obras’, volumen 6; Moscú: 1963; p. 112).

De acuerdo con el kimilsungismo, sin embargo, la dictadura del proletariado es innecesaria en un país de tipo colonial como Corea:

“La democracia que aspiramos es fundamentalmente diferente de la de los países capitalistas occidentales, ni es una copia servil de ésta en un país socialista … La nuestra es un nuevo tipo de democracia más adaptado a la realidad de Corea”. (Kim Il Sung: “Sobre la democracia progresiva’, en: ‘Obras’, volumen 1; Pyongyang; 1980; p. 257).

“El establecimiento del poder de la dictadura del proletariado por la fuerza fue seguido como último recurso en algunos países, … En la mitad norte (de Corea — Ed.) … esto no era necesario”. (Baik Bong: ‘Kim Il Sung: Biografía’, volumen 2; Beirut; 1973; p. 176).

En consecuencia, la República Popular Democrática de Corea, establecida en Corea del Norte en septiembre de 1948, fue oficialmente descrita como un Estado basado en la dictadura conjunta de varias clases, incluyendo los capitalistas nacionales:

“Una República Popular Democrática … debe ser construida por la formación de un frente unido democrático … que abrace … incluso a los capitalistas nacionales”. (Kim Il Sung: ‘Sobre la construcción de la Nueva Corea y del Frente Unido Nacional’, en: ‘Obras’, volumen 1; Pyongyang; 1980: p. 298).

De acuerdo con el marxismo-leninismo, la dictadura del proletariado es un Estado en el que el proletariado solo tiene todo el poder, y no comparte el poder con otras clases:

“La clase que tomó el poder político lo hizo con el conocimiento de que lo estaba haciendo solo. Eso es intrínseco en el concepto de la dictadura del proletariado. Esto tiene sentido sólo cuando una clase sabe que está tomando el poder solo”. (Vladimir I. Lenin: Discurso pronunciado en el Congreso de trabajadores del Transporte de todas las Rusias, en: ‘Obras completas’, volumen 32; Moscú; 1965; p. 273-74).

“La clase de los proletarios … no comparte y no puede compartir el poder con otras clases”, (Iosif V. Stalin: ‘Cuestiones del leninismo’, en: ‘Obras’, volumen 8; Moscú; 1954; p. 27).

Sin embargo, en violación de estos principios marxistas-leninistas, en 1958 el liderazgo del PTC presentaba este Estado como de la dictadura conjunta de varias clases, incluyendo la burguesía nacional, como ‘perteneciente a la categoría de la dictadura del proletariado’:

“Algunas personas dicen que nuestro poder popular no es uno que ejerza la dictadura del proletariado porque está basado en un frente unido. Esta es una visión completamente errónea. Hoy en día nuestro poder popular es un poder estatal que pertenece a la dictadura del proletariado”. (Kim Il Sung: ‘Para la inplantación exitosa del primer Plan Quinquenal’, en: ‘Obras’, volumen 12; Pyongyang; 1983; p. 115).