domingo, 23 de junio de 2013

Condiciones previas al inicio de las negociaciones (negociaciones del PCE(r) y de los GRAPO con el Estado español en 1996)

Condiciones previas al inicio de las negociaciones

      No se iniciarán las conversaciones si no se cumplen los siguientes puntos:
          Juan Manuel Pérez Hernández y Milagros Caballero Carbonell deben ser puestos en libertad.
          Junto a Kuadra, Hierro y Brotóns deben permanecer en la misma cárcel los siguientes presos y presas: José María Sánchez Casas, José Balmón Castell, Juan García Martín, Joaquín Garrido González, Elvira Diéguez Silveira, Carmen López Anguita, Alicia Artímez Alvarez, y Eva Alonso Arce.
          El resto de hombres encarcelados deben reagruparse en un máximo de tres prisiones. Las mujeres en dos. Todos en condiciones similares a las que hemos tenido en Sevilla.
          A una de las cárceles a que se refiere el punto anterior deben ir José Ortín Martínez y Rogelio Vázquez Gómez; a otra Joaquín Calero Arcones y Francisco Cela Seoane, y a la tercera de hombres Olegario Sánchez Corrales. Josefina García Aramburu y Aurora Cayetano Navarro deben ir una a cada una de las cárceles de mujeres.
          De una vez y sin excepciones deben desaparecer la intervención de comunicaciones orales y escritas.
      Con el fin de crear un clima propicio para el mantenimiento de estas negociaciones, debe ser observada por ambas partes una tregua tácita, que se convertirá en pública más adelante.
      En caso de que Kuadra tenga que desplazarse a Madrid para algún juicio, lo será en "conducción especial", a la ida y a la vuelta, con el fin de que su ausencia sea lo más breve posible y no entorpezca el proceso de negociación.
      Debemos tener alguna forma rápida y efectiva de ponernos en contacto con la otra parte en cualquier momento para resolver los problemas que se puedan presentar.
      No se debe realizar ningún movimiento que afecte a las condiciones en que se efectúan las negociaciones sin consulta y discusión previa entre las partes. Esto afecta especialmente a los traslados y condiciones de reclusión de presos.
      Temario a presentar a los "malasombra".
      El presente documento ha sido elaborado por un grupo de militantes del Partido Comunista de España (reconstituido) y de los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre y tiene por objeto servir de base para una posible negociación política de nuestras dos Organizaciones con el Estado.
      Ha sido realizado a petición de dos representantes de la Administración, y su aceptación, discusión y negociación deben desembocar en la creación de las condiciones políticas que hagan innecesario el recurso de la violencia armada. Para ello, consideramos imprescindible un análisis conjunto de las causas que originaron en su día la aparición de la guerrilla antifascista.
      Los acontecimientos que han llevado a la redacción de este documento empezaron el 17 de abril último. A propuesta de un alto funcionario del Gobierno y previo traslado de tres militantes de nuestras Organizaciones (Kuadra Etxeandia, Hierro Chomón y Brotóns Beneyto) a la cárcel de Almería, se celebró allí una reunión entre ellos y dos personas que decían representar al Estado.
      En esta reunión, y en otra que se produjo poco después en la cárcel de Valdemoro, fue donde se concretó la petición del presente temario de discusión.
      Por nuestra parte queremos dejar bien sentado que a lo largo de la existencia de nuestras dos Organizaciones, tanto en la propaganda como en los hechos, hemos dado muestras de no estar cerrados a una solución negociada del recurso a la violencia en el enfrentamiento político.
      Esta disposición al diálogo no está motivada por algún interés particular o de grupo, sino por buscar en todo momento aquello que resulte más beneficioso para la causa de los trabajadores y todo el Movimiento de Resistencia del que formamos parte.
      Al mismo tiempo, debemos decir que no estamos dispuestos a aceptar esa salida negociada a cualquier precio: deben eliminarse las causas que impiden el desarrollo
pacífico de un movimiento antifascista y antimonopolista, y que generan la existencia de la organización guerrillera GRAPO.
      Debe desaparecer todo impedimento para que los comunistas, sin hacer dejación de los principios recogidos en el Programa y Estatutos del PCE(r), puedan proseguir su lucha por el socialismo, organizando y dirigiendo a los obreros y al pueblo en todas las manifestaciones de la lucha de clases.

      Tema 1: las causas.
      El nacimiento de los GRAPO y su pervivencia por más de dos décadas sólo puede explicarse por:
          La presencia constante en este tiempo de la violencia del Estado en contra de toda oposición política real y organizada y en contra de toda lucha obrera y popular.
          La respuesta igualmente violenta, en diversos grados y con los altibajos normales en todo movimiento semiespontáneo, de las masas populares.
      En este clima, que refleja las vías no-pacíficas que toma en nuestro país la lucha de clases, los GRAPO vienen a ser la punta de lanza de un Movimiento de Resistencia Popular que viene forjándose desde finales de los años 60 y que emergió con fuerza en lo más agudo de la crisis del régimen fascista, en 1975.
      La desaparición de Franco fue un momento clave en la vida política española. El gran capital y su Estado, sumidos en una profunda crisis, optaron por cambiar algo para poder conservar intactos sus privilegios, hacer frente a la crisis económica y proceder a reforzar el aparato represivo estatal. Fue la llamada Reforma.
      El régimen integró a la izquierda reformista, que aportó una cierta legitimidad y base social a la monarquía. Se pactó una amnistía, parcial porque no incluyó a los militantes de los GRAPO. Al mismo tiempo, desmontó el viejo aparato político franquista y lo fue sustituyendo por las homologadas formas de las democracias europeas.
      El resultado final de la maniobra fue recogido en la constitución de 1978, que consagró la monarquía, el capitalismo, la opresión nacional y al Ejército como último garante de todo ello.
      Paralelamente, el Estado modernizó y reforzó todo su aparato represivo sobre la base del existente en tiempos de Franco: los viejos torturadores de la Brigada Político-Social fueron ascendidos y reciclados, conservando sus métodos, con el nombre de Brigada Central de Información, los jueces del Tribunal de Orden Público pasaron a la nueva Audiencia Nacional, las leyes de "Bandidaje y Terrorismo" se llaman ahora "Leyes Antiterroristas" para, ya en 1986, ser "subsumidas" en el Código Penal y la Ley de Enjuiciamiento Criminal.
      Todo el desarrollo legislativo, empezando por la propia Constitución, está plagado de "excepcionalidades" para mejor combatir al Movimiento de Resistencia y está dominado por la tendencia a restringir el marco de libertades formales y las conquistas que las masas lograron imponer tras largos años de lucha antifascista.
      Como resumen podemos decir que:
          Las fuerzas progresistas y revolucionarias que nosotros representamos no han podido en ningún momento realizar una actividad abierta y efectiva entre los obreros y el resto del pueblo.
          Los comunistas, antifascistas y patriotas han sido y son permanentemente perseguidos, detenidos, torturados, encarcelados y asesinados por defender y difundir sus Programas e ideas y por luchar intentando llevarlos a la práctica. Hoy, los alrededor de 700 presos políticos que hay en las cárceles españolas dan testimonio de esa situación de opresión y lucha.
          Los derechos democráticos de expresión, asociación, manifestación y huelga no son respetados. No se reconoce el derecho de los pueblos y naciones a su autodeterminación.
          Crecen las penalidades de las masas, el paro y la miseria, se imposibilita a la juventud el acceso al trabajo y se le abren puertas como la droga y la delincuencia, se encarcela a los insumisos, sindicalistas, ecologistas, periodistas y hasta a las mujeres que se ven en la necesidad de abortar.
          Cuando la policía y las leyes no son suficientes para contener la resistencia de las masas y sus organizaciones, se relanza la guerra sucia, el crimen de Estado, la tortura y las desapariciones de opositores políticos.
      En conclusión, la Transición no ha supuesto ningún cambio esencial respecto del régimen de Franco, y no ha eliminado, sino que ha agravado, las causas que originaron la respuesta violenta de la clase obrera y el pueblo, de la que forma parte la lucha armada de los GRAPO.
      Consideramos, por tanto, que debe ser el Estado quien dé los primeros pasos encaminados a eliminar las causas que originaron la respuesta armada popular, ofreciendo las correspondientes garantías políticas y jurídicas de que van a respetarse los acuerdos a que hubiera lugar.
      Esta política de hechos es la que demostrará la voluntad de encontrar una verdadera y justa solución al conflicto y la que hará innecesaria la actividad de los GRAPO.

      Tema 2: las garantías.
          Derogación de la legislación antiterrorista actualmente integrada en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, Código Penal y Ley de Seguridad Ciudadana.
          Disolución de la Audiencia Nacional como tribunal de excepción para la represión política y continuadora del antiguo Tribunal de Orden Público.
          Declaración pública del Gobierno reconociendo la responsabilidad directa del Estado en la "guerra sucia".
      Hasta ahora sólo se ha aceptado, y de manera ambigua, que ésta ha sido impulsada desde determinadas instituciones. Es necesario que se reconozca que ha sido efectuada por el Estado, que ha sido una política que ha contado con la complicidad de partidos parlamentarios y de todos los aparatos del Estado.
          El Gobierno debe desbloquear la investigación del caso GAL. Todos los datos y "papeles" deben llegar a manos de los jueces con el fin de que el asunto de la guerra sucia llegue a sus últimas consecuencias judiciales y pueda hacerse público. Las masas deben conocer lo que pasó.
          Declaración pública del Gobierno reconociendo que la tortura viene siendo aplicada sistemáticamente por los aparatos policiales.
          Depuración de sus puestos de todos aquellos que han estado implicados de una u otra forma en los casos de tortura. Todos los procesos pendientes por esta causa deben completarse sin recibir trabas por parte del Gobierno.
          Desbloqueo de la investigación de los procesos judiciales en todos los casos de corrupción, prevaricación y fraude cometidos al amparo de la impunidad que ha generado la guerra sucia y la llamada "cultura del pelotazo".
          La única garantía para prevenir las filtraciones interesadas y las intoxicaciones de la opinión pública sobre el tema de estas negociaciones es la de darles publicidad en el menor lapso de tiempo posible. Una vez alcanzado por la actual mesa un acuerdo de principio y antes de pasar a la segunda, con observadores imparciales y expertos, puede ser el momento adecuado para dar publicidad a la negociación.
      Asimismo, éste sería el momento en que el PCE(r), con su Programa y Estatutos, pudiera iniciar en la práctica una actividad política abierta, con acceso a los medios de comunicación.

      Tema 3: liberación de los presos y reparaciones.
      Todos los presos del PCE(r) y de los GRAPO deben quedar en libertad en un plazo de nueve meses a partir del inicio efectivo de las negociaciones. Este inicio lo marcan la aceptación de este temario como base de las negociaciones y la celebración de la primera reunión en que se comience a discutir sus puntos, una vez cumplidas las condiciones previas.
      Durante los tres primeros meses, tiempo que se calcula dure la primera mesa y la llegada a un acuerdo de principio, deben salir de la cárcel:
          Todos aquéllos que quedarían en libertad en un plazo de 5 años con la sola aplicación de la "redención ordinaria". Alcanza a 25 presos.
          Un grupo de 5 presos, propuesto por nosotros, en el que estarían compañeros que llevan más de 15 años de cárcel y algunos de los detenidos en los últimos años.
          A los seis meses de la salida del último de esta primera tanda, debe salir el último de nuestros presos.
          Se deberá arbitrar un sistema de reparaciones a todos los presos, a medida que vayan saliendo de la cárcel, por el daño que nos ha sido infligido. El Estado deberá hacerse cargo de las indemnizaciones y multas que nos han sido impuestas por sentencias judiciales.
          A los presos y expresos con graves enfermedades, originadas en su mayor parte por las condiciones de reclusión a que nos han sometido, se les debe asegurar atención médica gratuita e indemnizaciones especiales.
          Todas las órdenes de "Busca y captura", nacionales e internacionales, serán anuladas, en primer lugar las que pesan sobre los dirigentes del PCE(r). Igualmente, se les devolverán los archivos de propaganda secuestrados por la policía en todos estos años.


      Tema 4: cese de la violencia contra las masas.

      Las condiciones de vida de los trabajadores empeoran por las medidas económicas y los recortes en las conquistas sociales. Los sucesivos gobiernos del PSOE y del PP reprimen con dureza toda lucha contra el paro y la miseria, lo que conduce a la radicalización del enfrentamiento social.
      Tiene que cesar la represión y el acoso policial contra los trabajadores y otros sectores populares cuando ejercen los derechos de reunión, manifestación, huelga y expresión, ya que son únicamente unos medios legítimos de defensa de su trabajo y de unas condiciones de vida dignas.
      Hay que archivar los cientos de procesos abiertos por las causas antes mencionadas contra jornaleros, obreros y sindicalistas, periodistas, abortistas, insumisos, ecologistas, etc.
      Apoyamos y defendemos una solución política negociada y justa para el problema de las nacionalidades.


      Sevilla, 2 de septiembre de 1996.