miércoles, 15 de agosto de 2012

Entrevista a ESI taldea en la revista Primero de Mayo (segunda y última parte)

Como colectivo de formación que sois, ¿tenéis alguna opinión de la figura de Mao?

      Aunque aún es un tema discutido entre nosotros, vemos en su figura a un revisionista, con sus más errores que aciertos.

      Estamos en contra de quienes hablan del maoísmo como desarrollo del marxismo-leninismo. No sólo no desarrolla está teoría, sino que se enfrenta a ella con sus aportaciones revisionistas (como la reconciliación con los elementos capitalistas...), al más estilo bujarinistia. Esto se refleja no sólo en sus políticas en China sino también en sus críticas anticomunistas a la Unión Soviética y en su ferviente antiestalinismo.

      Tras la muerte de Stalin, a los revisionistas les costó cuarenta años reinstaurar el capitalismo en la URSS. ¿Cuánto les costó en China tras la muerte de Mao?


Hemos visto que parte de vuestra labor va dirigida a conocer mejor la figura del comunista soviético Beria, ¿podéis explicarnos algo de su vida política?

      Beria elkartea se ocupa de este trabajo, que desde el primer momento contó con nosotros para darle voz. Y estamos de acuerdo en que Lavrenti P. Beria fue el último defensor del socialismo soviético.

      Tras la muerte de Stalin, fue él (como principal dirigente, prácticamente) quien continuó la línea revolucionaria de su predecesor y por ello fue asesinado por el revisionista Jruschov, que más tarde purgaría a la vieja guardia que antes le había apoyado y que tomado el poder daría comienzo al fin de la URSS.

      Durante su labor socialista, Beria llevó a cabo las principales tareas de seguridad, encomendadas por el propio Stalin: dirigió el NKVD y la Seguridad Estatal desde 1938 hasta su muerte (directa o indirectamente como miembro del Buró Político) y dirigió el programa de armas nucleares (necesario en el contexto de la Guerra Fría) que cumplió rápidamente gracias a la información de los espías en las potencias imperialistas.


¿Cómo caracterizaríais la actual crisis del capitalismo?

      En primer lugar, queremos decir que a nadie debe sorprender esta crisis, ya que es inherente a este sistema. El capitalismo, como nos enseñó Lenin, vive en permanente crisis, y en la última etapa de su desarrollo (el imperialismo) se manifiesta de forma particular.

      En lo que se refiere al momento actual, el sistema hace aguas por usar el dinero de los de abajo para que los de arriba se enriquezcan más aún. Y encima, nos hacen pagar la salida de dicha crisis a los mismos a los que nos están sangrando. Eso sí: ¡nada de tocar las grandes fortunas! Es más, en el estado español se les otorga una amnistía fiscal. Toda una provocación a las clases populares.
El error está en creer que este sistema tiene solución. A nadie debe extrañar esta forma de actuar del Capital, ya que no conoce otra. Por tanto, la solución no es reformar este sistema, sino, mediante la fuerza de la clase obrera, dirigida por un partido comunista marxista-leninista, acabar con él. Cortar el problema de raíz.

      El saber reaccionar, el cómo hacerlo, la mejor manera de incidir y hacer la continuidad de este sistema un infierno para sus promotores, es algo que a los comunistas más conscientes compete.


¿Cuál creéis que es la mejor forma de combatir el revisionismo moderno?

      Formar una vanguardia cuya principal tarea sea desenmascarar y dar a conocer a las clases obreras y populares el papel de apagafuegos y desmovilizador que han tenido a lo largo de estos 35 años aquellos que se denominaban comunistas, y llevarles la teoría que ha demostrado ser eficaz para acabar con el sistema que les oprime: el marxismo-leninismo.

       Con ello, hay que introducir la solución frente a dicho revisionismo, que no es otra que organizarse al margen del sistema capitalista actual, creado para desunir, para controlar, y para fomentar la idea de que para nada sirve movilizarse y luchar resueltamente.

       Un ejemplo de esto que decimos es la huelga de la minería de Asturies:

       Ya no se oye a penas hablar de ella, o por lo menos los grandes medios no le dan el bombo que le daban hace tres semanas. ¿Por qué?

       Porque después de 50 días de resuelta y consecuente lucha, los sindicatos vendeobreros han conseguido introducirse en el interior de dichas asambleas conductoras de las protestas, y han hecho algo de mella, aunque tenemos esperanzas de que si bien el sector minero asturiano puede que no reconduzca la situación, extraiga la lección que les ha dado su lucha emprendida en esta huelga indefinida.

       Solamente un partido que trabaje cimentado en el marxismo-leninismo puede, a nuestro entender, llevar a cabo con éxito la revolución socialista.