viernes, 15 de noviembre de 2013

Carta de la presa comunista Isabel Aparicio Sánchez, gravemente enferma y desatendida (14-X-2013)

tomado de PRES.O.S.


Cartas desde prisión:

Isabel Aparicio Sánchez
Presa política del PCE(r)

Zuera, módulo 13. 14 de octubre de 2013


Hola jóvenes ¿Cómo va la vida? (…) Vuestra postal de vacaciones en Galicia me llegó a mediados de septiembre. Jo, ya visteis lo que pasó por la zona que anduvisteis, Galicia cada año que pasa arde más. Le escribí a David Garaboa diciéndole que guardara bien las fotos de su tierra, porque esos paisajes están pasando a la historia, verano tras verano, seguirán siendo pasto de la especulación y de los intereses capitalistas-caciquiles. (…)

Por aquí, pues andamos a vueltas con lo sanitario, para no variar. Manolo (Arango) está esperando que pase el médico internista para que le “traduzca” los resultados de sangre que le hicieron hace tres meses en plena crisis de urticaria agresiva. No hay por donde cogerlos, transaminasas altísimas, los leucocitos y los colesteroles bajísimos, el hierro altísimo, y muchos más asteriscos de descontrol total sanguíneo. Anda con mareos constantes, no sabe si le viene de las cervicales, del hierro, de los problemas del hígado... Vuelve a tener derrames en los ojos, ya la cuarta vez en quince meses que me lo encontré así cuando llegué a esta cárcel. Se le pone un ojo totalmente rojo, y siguen sin llevarle al oftalmólogo. Aún no le han dado resultado de la biopsia del tumor que le salió en la boca, el que le operaron no hace mucho.
¿Yo? Bueno, bueno... Del ojo que me quitaron la catarata hace poco más de dos años, apenas veo ya. Hay que inyectar un gel que se va desgastando (¿en dos años?) ¿cuándo?, porque (se supone) me apuntaron aquí para cita hace tres meses... ¿La sinusitis? Me llevaron al otorrino para ver el resultado del (enésimo) tratamiento de antibióticos. Lo mismo, las radiografías de antes y después no varían. Que me lo digan a mí, que llevo así varios años, y de noches casi en blanco también. Hay que operar, me dijo el otorrino. De sobra sé yo que es la única solución. Pero ¿dónde está el scanner de senos? me dice el otorrino. No existe, no me lo han hecho, aún de tener la prueba solicitada por ustedes -junto con la radiografía- a los médicos de aquí, le contesto. En vista del “olvido”, del “despiste”, fue el mismo otorrino el que se ha encargado de pedir la cita a scanner. Nuevo retraso en esa operación quirúrgica. Y seguir despertándome varias veces todas las noches a golpe de tos y asfixia... Con lo de la espalda, ocurre lo mismo. Ya saben que he estado en neurocirugía y que se tiene que dar la operación, y que cada vez estoy peor, pero en un año y tres meses que llevo aquí en esta cárcel, lo que hemos avanzado en la solución de este problema es: nada. Y mientras tanto, he estado con tratamiento a base de opiáceos -que crean fuerte dependencia-. Exigí que me lo cambiaran. Hemos entrado ahora en la siguiente fase, que conozco y que no ha dado resultados positivos: Rehabilitación con el fisio. Me llevaron el 3 de septiembre. En esa primera consulta, me preguntaron “si es que yo no quería operarme”. Les expliqué todo el proceso, y que todo llevaba parado desde que me cambiaron de cárcel. Se dieron el plazo de un mes para estudiar mi caso y ver qué podían hacer, además de darme unos ejercicios básicos de gimnasia para hacer todos los días, que por supuesto, no van a poner las vértebras en su sitio. A fecha de hoy, aún no me han llevado a la rehabilitación, y tendré que empezar a pensar que aquí, en Zuera d'Or, han hecho lo mismo que con la prueba del scanner, o algo peor, que den por hecho que con la tabla de gimnasia tenga más que suficiente.
Le he pedido al Subdirector Médico un informe exhaustivo de todas mis dolencias, tratamientos, consultas y pruebas pendientes, etc., que tengo derecho a él.

Bueno guapetonxs, que me voy despidiendo. (…) España ingobernable, Catalunya que se quiere largar de esta ruina de Estado que sigue poniéndoles la bota encima, Euskal Herria lo mismo. El Tío Sam con riesgo de quiebra si no solucionan sus desavenencias los grandes grupos monopolistas, etc, etc. Ante todo este panorama... ¿hacemos o no hacemos la revolución?. Así que nosotros a lo nuestro mientras el cuerpo aguante.

Un beso y un abrazo enorme de Manolo y besos y achuchones de mi parte.
Isabel